IBI - Impuesto sobre bienes inmuebles

¿Qué es el IBI?

El impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) es el impuesto que grava el valor de los bienes inmuebles de naturaleza urbana, rústica o de características especiales.

La naturaleza de un inmueble viene determinada por la catalogación del suelo que otorgue la Dirección General del Catastro o, en el caso de los de características especiales, por sus condiciones técnicas.

El valor de los bienes inmuebles, así como su naturaleza y usos, están preestablecidos por las normas catastrales correspondientes.

¿Quién debe pagarlo?

El IBI debe ser pagado por el sujeto pasivo.

Según el artículo 63 del Texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, son sujetos pasivos del IBI las personas naturales y jurídicas, y las entidades previstas en el artículo 35.4 de la Ley General Tributaria, que tengan la titularidad sobre un derecho que sea constitutivo del hecho imponible de este impuesto.

El artículo 35.4 de la Ley General Tributaria determina, como entidades, los grupos de personas que, a pesar de tener intereses en común, y ser titulares de derechos, en la situación jurídica en que se encuentran, no tienen personalidad jurídica por sí mismas. Dentro de este grupo, se incluyen las herencias yacentes, comunidades de bienes y aquellas entidades que, aunque no tienen personalidad jurídica, constituyan una unidad económica o un patrimonio separado susceptibles de imposición.

Si hay diferentes titulares con derechos sobre un inmueble, se establece que, en primer lugar, son sujetos pasivos los titulares de concesiones administrativas, en segundo lugar, los titulares de derechos de superficie, los titulares de derechos reales de usufructo y, en último lugar, los titulares de derechos de propiedad. La existencia de un derecho anterior excluye que titulares con derechos posteriores puedan ser sujetos pasivos del IBI. De esta forma, si coincide un derecho de usufructo y de propiedad, el sujeto pasivo es el usufructuario.

En el caso de transmisión, el nuevo titular debe pagar el IBI a partir del año siguiente a la fecha de adquisición.

Hay que tener en cuenta que las deudas pendientes por este impuesto pueden ser exigidas al nuevo propietario. Por ello, antes de adquirir un inmueble es aconsejable pedir información sobre posibles deudas por IBI. En la actualidad, los notarios están obligados a pedir esta información y lo tienen que poner en conocimiento de los compradores.

Los fedatarios públicos (notarios o registradores), en su deber de colaboración, deben comunicar las modificaciones de titularidad de los bienes inmuebles. Una vez BASE-Gestió d’Ingressos tenga conocimiento de este cambio, modificará la titularidad del padrón del IBI. 

¿Cuándo hay que pagarlo?

Cada ayuntamiento determina en las ordenanzas fiscales las fechas de pago. Finalizado el periodo de pago voluntario, la deuda será exigida en vía ejecutiva con el recargo y los intereses de demora correspondientes. 

¿Dónde debe pagarse y cómo?

En las entidades colaboradoras indicadas en la carta de pago y según la modalidad escogida:

Hay que disponer de la carta de pago que BASE envía por correo ordinario a fin de facilitar al contribuyente este trámite. Si no se recibe, hay que solicitar un duplicado en cualquiera de las oficinas de BASE

Ejemplo de carta de pago (pdf)

Aviso: El pago deberá efectuarse dentro del plazo indicado en la carta de pago. Si ya ha transcurrido este plazo, se puede solicitar un nuevo documento de pago según la situación de su expediente.

Regulación del IBI

El impuesto sobre bienes inmuebles está regulado por:

El valor catastral y la base imponible del tributo se determina a partir del Texto Refundido de la Ley del Catastro Inmobiliario, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2004, de 5 de marzo.